lunes, 15 de julio de 2013

Mitos y Leyendas para Tontos.....(Los 3 cerditos y el lobo)

Y quién sigue usando blogs? - Me preguntó el joven que gentilmente me sustraía el celular de mi bolsillo a punta de pistola.
No bueno, supongo que todavía queda gente que los lee. Que se yo, algún desempleado o los niños bien. - Le respondí amablemente.
Ahora que lo decís puede ser eh! Ah dame la billetera ya que estás... -
Si tomá, no tiene mucho, pero lo que cuenta es la intención, no? No me dejás la sube? Si no, no puedo volver a mi casa, ya que me sacaste las monedas también. - Le pregunté esperanzado.
Jaja si, es que las quiero para tirarlas en las vias del tren, asi quedan todas aplastadas, viste? Che esperá, tu billetera está llena de billetes falsos! VENI ACÁ HIJO DE PUTA!!! - Me gritó suavemente mientras me disparaba amistosamente a quemaropas.
Y mientras corría esquivando las balas, iba pensando en esas historias que siempre nos contaban de chicos y de como las cosas no siempre eran lo que parecían.
Tal es el caso de la fabula de los 3 cerditos y el lobo.

Los 3 cerditos y el lobo feroz

Cuenta la historia que en el monte vivían tres cerditos. Dos de ellos se pasaban todo el día tocando el violín y la flauta, mientras fumaban las hierbas mágicas que crecían en la planicie. El tercero, que era el mayor, era el más trabajador, y responsable legal de los otros dos desde que sus padres fueron erróneamente convertidos en leberwurst durante el último festival de la comunidad alemana en la región.
Cansado ya de romperse el lomo laburando mientras los otros dos vagos de mierda se miraban los dedos toda la tarde, un buen día los mandó a la mierda y les dijo que era hora de que se construyeran su propia casa.
En un breve e inusual lapso de lucidez, los pequeños cerditos comprendieron que esa no era una tan mala idea. Si tenían su propia casa podrían plantar marihuana tranquilos sin tener que andar escondiendo la hierba cada vez que pasaba la yuta por la pradera. Y entonces comenzaron a trabajar.

El más pequeño de los tres, que era el más drogón y estaba completamente dado vuelta, construyó su casa de paja. Entiéndase por favor que la construyó del material "paja" y no "a base de pajas", ya que lo último no tendría mucho sentido......o al menos no sería muy efectivo para la edificación y se requeriría una cantidad excesiva de chel....(Bueno listo se entendió Rata).
El segundo, que ya podía distinguir formas y patrones simples, la edificó de madera. Logró construir un hermoso duplex, con un amplio garage para dejar el auto, e incluso le agregó un pequeño estudio para componer cuando tocaba el violín. O al menos eso fue lo que la droga le hizo creer. La verdad es que había juntado cinco maderitas que habían sobrado del último asado y había armado una choza que no iba a aguantar ni cinco minutos.
Mientras tanto el tercero los miraba desde su hermosa mansión que se había ganado en el Juego del Millón de Susana Gimenez.

Por otro lado, el lobo (Si, es el mismo de la historia de Caperucita, solo que esta ocurre antes) se paseaba por el prado buscando algo de comer para safar el bajón que tenía, cuando de repente percibió el olor del faso proveniente de la casa de paja del cerdito más pequeño. Si bien estaba muerto de hambre, se le ocurrió que cuanto mas fumara, menos ganas de comer tendría. Por lo que se aproximó hasta la casa del porcino.

Tocó la puerta.
Che, comparti un poco loco, daaaaaaaaaaaa. - Dijo el lobo sin saber exactamente a quien se estaba dirigiendo.
Uy que loco. Ya empiezo a escuchar cosas - Dijo desde adentro el cerdito. Y se aproximó a la entrada pensando que seguramente se trataba de su hermano que venía a compartir una pitada.
Al abrir la puerta se encontró cara a cara con el lobo y se cagó encima. Por su parte el lobo, al ver que quien vivía alli era un suculento puerquito, se le hizo agua la boca al pensar que podría conseguir tanto porro como comida para el bajón después.
El cerdito cerró la puerta y se refugió bajo la mesa, rezando para que el lobo no pudiera entrar. Pero debido a que la casa estaba hecha de paja, el lobo simplemente entró por una de las paredes. (Que se creían, que iba a soplar hasta que se cayera? Para que? ES PAJA GENTE!)
El chanchito corrió a refugiarse en la casa de madera de su hermano, pero al ver que solo eran un montón de maderas apiladas, lo despertó de una patada y ambos dispararon para la masión de su hermano mayor.

Llegaron a la entrada y golpearon la puerta.
Dejanos entrar que viene el lobo boludo!!! - Le suplicaron.
Qué lobo?! Están drogados de nuevo, vagos de mierda. No me rompan más las pelotas y salgan de mi jardín que me arruinan las flores. - Replicó desde el sillón el cchanchito mayor mientras miraba Cuestión de Peso.
Eh, Flores?? Dónde?! - Comenzó a buscar el más pequeño, con la esperanza de poder armarse un churro.

Cuando el lobo llego hasta la entrada de la casa, se encontró a los dos cerditos tratando de fumarse un girasol. Y en ese momento hasta el lobo sintió pena de ver a esos dos puerquitos completamente destruidos por la falopa y decidió que desde ese día en adelante iba a dejar las drogas y solo se dedicaría a acosar a las niñitas que se perdieran en el bosque.
------

Y así termina la historia de los 3 cerditos y el lobo. Y nos deja la siguiente moraleja:
"Al que madruga Dios lo ayuda, pero si solo madrugás para prenderte un porro, Dios se enoja y te da gonorrea".

Que Ganesha los bengida a todos!

El Rata

No hay comentarios:

Publicar un comentario